DonContacto » Noticias de Don Contacto » Cómo hacer frente a las excusas de los clientes

Cómo hacer frente a las excusas de los clientes

Las excusas y objeciones son una característica común en los interlocutores. Pero en ocasiones, quien recibe dichas objeciones no las afronta de la mejor manera.

De ser así, puede verse en el peligro de perder una gran oportunidad laboral. Por ello, las excusas y objeciones que plantea el interlocutor se deben responder, aclarar y disipar inmediatamente. Además, se ha comprobado que quien las presenta es porque realmente muestra interés. Algunas de las más comunes son las siguientes:

El precio

Es muy común que la primera, o en muchos casos, la única objeción o excusa sea el precio. Puede ser que la persona tenga un presupuesto corto, que no le inspires confianza o simplemente quiere ver cuánto se puede ahorrar. Es cuando debes tomar la delantera en aclarar las dudas o inquietudes.

En este sentido, es muy oportuno explicar todo lo que está incluido en el pago. Además, qué cosas no abarca el precio, incluso, si es más costoso, dar razones válidas que apoyan el coste.

¿Cuáles son las excusas más comunes de los clientes?

Comienza a hacer de la negociación un hábito

Otra técnica muy recomendada es “haz de las negociaciones un hábito”. Es cierto que bajar un poco el precio no es una solución verdadera. Sin embargo, en ocasiones puede que sea el único medio de negociación.

Hay que ganar a la inseguridad

Para conseguir la confianza de tu posible futuro jefe, podrías darle ciertas garantías. Una manera es mencionando aquellos comentarios y referencias positivas de los antiguos clientes o jefes. No se puede dejar de lado este paso porque muchas personas sienten inseguridad ante una nueva contratación.

Poco valor percibido

Para evitar esto, trata de no hablar del precio de manera apresurada. Aunque el cliente intente conocer el precio desde el primer momento, haz lo posible por evadir el tema.

Primero hay que enfocarse en conocer las necesidades del cliente. Además, es importante que el cliente conozca tu historial laboral, experiencia y calidad de trabajo antes de hablar de un precio.

La competencia

Debería ser una alerta el hecho de que el cliente piense que tu oferta es igual a la competencia. La única manera de romper esa barrera es aplicando el hábito de la negociación. Se podría bajar el coste de los servicios o esforzarse por mejorar la calidad del servicio existente.

Después de haber aclarado todo, y si el cliente no da una respuesta después de varios días, puedes llamarlo. La mejor forma de saber qué le incomoda es llamando o escribiendo un email.

Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *